EL ADELANTO DE LAS VACACIONES

El reciente Decreto Legislativo N° 1405 estableció algunas modificaciones en relación con el descanso vacacional de los trabajadores públicos y privados. Centrémonos en las normas referentes a los trabajadores del régimen laboral de la actividad privada contenidas en su Disposición Complementaria que reforma diversos artículos del Decreto Legislativo 713, Ley de descansos remunerados.

Germán Serkovic G.
abogado laboralista

Fundamentalmente, las modificaciones se centran en dos aspectos; hacer posible el adelanto en parte –o todo– del período de descanso a cuenta de las vacaciones que se generen a futuro –aspecto originalmente no previsto–, y permitir el fraccionamiento del descanso vacacional en períodos inferiores a los siete días, situación anteriormente vedada.

El adelanto de las vacaciones –cuyo período en días no se determina, por lo que podría ser el íntegro del descanso vacacional, los treinta días– requiere del acuerdo escrito entre las partes. La figura no presenta mayores dificultades, salvo en el caso que el vínculo laboral quede extinguido sin que el trabajador haya alcanzado el derecho a las vacaciones. El decreto señala que concluido el contrato “los días de descanso otorgados por adelantado al trabajador son compensados con los días de vacaciones truncas adquiridos a la fecha del cese”. Hay cierta imprecisión en el texto; en nuestro ordenamiento las vacaciones truncas generan la obligación de abonar días de remuneración por ese concepto, no originan días de descanso.

Veamos un ejemplo, un trabajador acuerda con la empresa el adelanto de quince días de sus vacaciones y su contrato termina con solo seis meses de servicios. Los seis meses generan quince días de remuneración por concepto de vacaciones truncas que se compensarán, es decir, no serán pagados puesto que existe una exacta equivalencia conel descanso adelantado. En el mismo supuesto, si las vacaciones adelantadas ascendieran a 20 días, la compensación solo cubriría los quince primeros.El empleador debe tomar las previsiones para evitar que se generen lapsos no compensables.

En relación con el fraccionamiento del descanso vacacional, el Decreto Legislativo 713 aceptaba su procedencia mediante el acuerdo de partes, pero siempre por períodos no inferiores a siete días calendario. El Decreto Legislativo 1405 modifica esta norma, ahora la limitación de fraccionar el descanso vacacional en lapsos no inferiores a siete días solo es aplicable a quince días de las vacaciones. Los quince días restantes pueden ser objeto de un pacto de fraccionamiento que debe ser escrito y originado en una solicitud igualmente escrita del trabajador y, que puede comprender inclusive períodos de un día.

Germán Serkovic G.
Abogado laboralista

Puede entenderse como un acierto que el decreto modificatorio otorgue cierta flexibilidad a las partes, de tal manera que sea factible fraccionar las vacaciones en períodos muy cortos para cubrir determinadas situaciones que la realidad plantea y la política de permisos de la empresa no necesariamente contempla. Desde otra óptica, hay que mencionar que el derecho laboral prefiere que el goce vacacional sea ininterrumpido, solo por excepción sería dable el fraccionamiento. El argumento es muy simple, interesa que el descanso vacacional se disfrute de manera continua, solo así el empleado podría recuperarse del desgaste producido en el año de servicios. Los períodos partidos no necesariamente garantizan un descanso adecuado, más si se piensa en varios lapsos –podrían ser hasta quince– de un día de vacaciones.

Como quiera que el decreto modificatorio señala que el período mínimo de las vacaciones objeto de fraccionamiento es de un día, no habría lugar a pactos en el sentido que parte de la jornada diaria pueda ser tomada como vacaciones, en tal caso se deberá usar la figura de los permisos, sean remunerados o no.

No se llega a entender con claridad a qué se refiere la norma cuando dispone que por acuerdo escrito se debe establecer el orden de los períodos fraccionados en los que se goce el descanso vacacional, salvo que se trate de una reactualización del rol vacacional –derogado hace décadas– al interior de la empresa.

Fuente: Diario El Peruano