El EVA (Economic Value Added) en empresas que cotizan y no cotizan en Bolsa

La utilidad como fuente de valor

En la anterior entrega —El concepto del EVA: Si una empresa obtiene una utilidad de US$ 30 millones, ¿realmente está ganando?— se analizó la relación entre la utilidad y la utilidad mínima esperada frente a la inversión de los accionistas –representada por el patrimonio contable–, tomando como supuesto simplificador de que el valor financiero del patrimonio inicial era igual al patrimonio contable, que luego se valorizaba según escenarios de utilidad. La posibilidad de esta igualdad es remota, pero fue útil para explicar los conceptos básicos del EVA y la influencia de la utilidad en el valor financiero del patrimonio de los accionistas. Ahora se analizarán las exigencias de utilidad que establecerán los accionistas frente a valores de mercado del patrimonio, primero analizando el valor de las empresas en la bolsa de valores y luego el valor del patrimonio de empresas fuera de bolsa.

Capitalización de mercado

El derecho que tienen los accionistas sobre sus inversiones se registra en el patrimonio; sin embargo, ese registro difiere del valor de mercado de la empresa debido a que los accionistas valoran su patrimonio en función de las utilidades que genera el negocio, así que el valor financiero del patrimonio puede ser mayor o menor que el patrimonio contable: si es mayor, sugiere que se ha generado valor en la empresa; por el contrario, si es menor, significa que se está perdiendo valor.

imagen1 blog

En el ejemplo anterior,  la empresa Aqua Sud tenía un patrimonio de US$ 800 millones que –para tener una estructura simple– se conforma por resultados acumulados (US$ 450 millones) y capital social (US$ 350 millones). Los US$ 350 millones del capital social están integrados por 350 millones de acciones con un precio en libros de US$ 1 por acción; este valor es referencial y útil para expresar el capital social, pero el valor de la acción se definirá en el mercado y dependerá de la utilidad que genere el negocio.

Si la empresa cotiza en la bolsa de valores, en el mercado se formará el valor o precio por acción, el cual multiplicado por el número de acciones nos dará la capitalización de mercado de la empresa, que es el valor financiero del patrimonio a precios de mercado o de bolsa. Suponiendo que la cotización o precio por acción es US$ 4.1, y multiplicado por 350 millones de acciones, establecerá una capitalización de mercado de la empresa igual a US$ 1,435 millones.

Capitalización de mercado = N° de acciones * Precio de una acción

Capitalización de mercado = 350 millones de acciones * US$ 4.1

Capitalización de mercado = US$ 1,435  millones.

Entonces, el valor financiero del patrimonio de la empresa en el mercado es US$ 1,435 millones, que muestra que en el negocio se ha generado un valor agregado o goodwill de US$ 635 millones respecto al patrimonio contable (US$ 1,435 millones menos US$ 800 millones).

imagen 2 blogLa utilidad como fuente de valor en empresas que cotizan en bolsa

Los accionistas de una empresa en la bolsa compran y venden acciones de la empresa a precios cotizados en el momento de la adquisición, este movimiento de oferta y demanda implica una fluctuación constante del precio por acción.

Un aspecto importante a notar es que los distintos actores –nuevos accionistas que compran o accionistas que dejan de serlo al vender sus acciones– están valorizando el precio por acción en forma permanente, lo cual tiene sustento ulterior en dos variables fundamentales: la utilidad que genera el negocio y el rendimiento esperado por los accionistas, cuyas fórmulas se utilizan como la relación entre el precio y la utilidad (PER: Price/Earning Ratio) y dependen igualmente de las dos variables mencionadas.

Como ejemplo de lo mencionado, se supondrá que el costo de capital o rendimiento esperado de los accionistas de la empresa que cotiza en bolsa es 10%; es decir, para mantener la misma capitalización de mercado, la empresa debe generar una utilidad mínima igual a la capitalización de mercado multiplicada por el costo de capital de accionistas (10%). Nótese que no se está utilizando el patrimonio contable.

Utilidad Mínima = Capitalización de Mercado * Ke

Utilidad Mínima = US$ 1,435 millones * 10%

Utilidad Mínima = US$ 143.5 millones

Esto significa que la empresa debe obtener por lo menos US$ 143.5 millones de utilidad para sostener la capitalización de mercado o valor financiero del patrimonio en el mercado. Si de pronto se tiene la expectativa de que la empresa generará una utilidad mayor debido, por ejemplo, al desarrollo de nuevos proyectos (que permitan un incremento de los ingresos) o a una reforma de la organización (que signifique una reducción de costos), se generará una mayor capitalización de mercado y, en consecuencia, se incrementará el precio por acción.

Si en base a un análisis financiero de la empresa se espera que esta genere una utilidad de US$ 155 millones, entonces, se tendrá un EVA positivo de US$ 11.5 millones (US$ 155 millones menos US$ 143.5 millones) y que significará que la capitalización de mercado se incremente a US$ 1,550 millones.

Capitalización de Mercado Esperada = Utilidad Esperada / Ke

Capitalización de Mercado Esperada = US$ 155 millones / 10%

Capitalización de Mercado Esperada = US$ 1,550 millones

El incremento de la capitalización significará a su vez que el precio por acción se incrementará de US$ 4.1 a US$ 4.43.

Precio por acción = Capitalización de Mercado Esperada / N° de acciones

               Precio por acción = US$ 1,550 millones / 350 millones de acciones

Precio por acción = US$ 4.43

Con las relaciones anteriores se puede ratificar la idea de que el precio de las acciones en el mercado de capitales depende de las utilidades esperadas a generar por la empresa. Así, si se tiene expectativas de que los ingresos se incrementarán y/o los costos se reducirán, de tal manera que determinen un incremento de las utilidades, se traducirá en una valoración mayor del precio por acción y una inclinación de los inversionistas a comprar las acciones. En cambio, si se tiene expectativas de que los ingresos se reducirán y/o los costos se incrementarán, implicará que se espera un descenso de las utilidades que se traducirá en una valoración menor del precio por acción y una inclinación a que los accionistas vendan sus acciones.

La valorización en una empresa fuera de bolsa

Si la empresa no cotizara en bolsa, también se formaría un precio de mercado (que diferiría del valor contable y podría ser mayor o menor en función de las utilidades que se vayan generando) por lo que es importante ver la diferencia de exigencias de utilidad de las empresas que cotizan en bolsa frente a las que no cotizan. Este análisis y otros conceptos de valorización relacionados se pueden ampliar accediendo gratuitamente a la  Revista especializada en finanzas: El EVA en empresas que cotizan y no cotizan en Bolsa.