Empresas ahora se financian más con facturas que con letras

Cambios en preferencias

—Mientras el factoring se acelera este año, las empresas más grandes ya no aceptan letras, que son de trámite más engorroso. Compañías constructoras, mineras, textiles, de consumo masivo y supermercados se vuelcan al factoring para pagar sus facturas a proveedores.

El número de empresas que obtienen liquidez cobrando sus facturas por adelantado, ha desplazado al de aquellas que optan por las letras. Hay 4,000 empresas pequeñas y medianas, proveedoras de grandes compañías, que usan el factoring para cobrar sus ventas por adelantado; y las que utilizan el descuento de letras llegan a 3,700, precisó el gerente del Área de Servicios para Empresas del Banco de Crédito BCP, Francisco Paz.

“Incluso, las empresas más grandes (que compran a las pymes proveedoras) se inclinan ahora por las facturas y ya no aceptan letras, para evitarse varios trámites como la firma de estos documentos”, dijo.

Mediante el factoring, las empresas proveedoras que venden al crédito cobran sus facturas por adelantado en los bancos, pagando una tasa de interés de descuento. La empresa compradora está obligada a pagar la deuda al banco. En el descuento de letras, el proveedor también se hace responsable si es que el comprador no cumple con pagarle al banco.

El saldo de las operaciones de factoring en todo el sistema bancario alcanzó, a abril, los S/. 1,334 millones, un 33% más que hace un año, reportó la SBS.

Aceleración

Ello refleja una aceleración del factoring, pues, en promedio, registraba una tasa de crecimiento anual de 25%, señaló Paz, quien atribuyó ese elevado ritmo al mayor conocimiento que ahora tienen las empresas de este producto, ante una fuerte publicidad de los bancos.

“El mercado potencial de las facturas es de unos US$ 4,000 millones, tan grande como el de las letras. Entre ambos hay un negocio de US$ 8,000 millones para la banca”, destacó.

El descuento de letras, un producto más antiguo, asciende a S/. 3,451 millones en el sistema bancario. Paz explica que volumen más grande de las letras -respecto del factoring- obedece a su mayor vigencia en el mercado, y a que involucra operaciones de montos más elevados.

Además, indicó que el descuento de letras sigue creciendo, aunque a menor ritmo que en años anteriores, bajo el impulso de las nuevas empresas que recurren a este producto para obtener liquidez.

Según el ejecutivo, el factoring estuvo encasillado muchos años en el sector de supermercados, que lo utilizan para pagar a sus cientos de proveedores, “pero ahora vemos que todo tipo de empresas lo usan, como las constructoras, mineras, textiles y de consumo masivo”.

El BCP, el único banco peruano afiliado a la Federación Latinoamericana de Factoring, participó en el primer Congreso de este comité, celebrado la semana pasada en Chile.

La cita tuvo como objetivo compartir las experiencias del factoring en Chile, Perú y Colombia para consolidar su desarrollo en Latinoamérica.

Lo que Falta

Se requiere dotar de más seguridad

Ajustes necesarios.

La factura negociable, introducida el año pasado, aún no despega porque falta afinar la norma para darles mayor seguridad a clientes y proveedores.

Aceptación. Esa factura, que tiene mérito ejecutivo al ser un título valor, debe ser aceptada obligatoriamente por las empresas al ser presentada por sus proveedores.

La Cifra

7 DÍAS es el plazo promedio en que obtienen liquidez las empresas, a través del factoring. Acortan, así, el plazo de 60 a 90 días fijado para cobro de sus facturas.

Diario Gestión (28.05.2012)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.