¿Eres un tigre o un gatito para los negocios?

Los riesgos del negocio

Todo tipo de reto tiende a poner en duda a la persona, a sacarla de sus pensamientos habituales y a pensar de otra manera. Esto porque en los negocios los retos son grandes y se suele ganar y perder, dependiendo la actitud que la persona tome, las ganas de seguir adelante y no dejar que otras personas te desanimen.

Y es que tener obstáculos en los cuales uno está convencido que se puedan vencer, cada día es un reto, en la manera de poder vivir cada desafío que la vida presenta. A fin de cuentas hay que tener agallas; ese gen del emprendedor y comportarse como un tigre para las ventas… ¿o esperas convertirte en el gatito pasivo y conformista?

Sacar el provecho de la experiencia adquirida en los negocios

Una de las historias más conocida en el internet y en el mundo de los negocios, sin duda alguna es la deKaren Ford, cuya historia es conmovedora. En sus tiempos las opciones para las mujeres eran muy pocas por lo que solo tenía dos salidas: ser maestra o enfermera. Ella decidió ser maestra de primaria.

Luego, en 1987 su hijo nació con problemas cardiacos y tenía que darle un medicamento cada 4 horas, por lo que renunció a su trabajo para hacerlo ella misma, y debido a que los gastos aumentaban, Karen decidió probar suerte en Mary Kay, para poder ganar cincuenta dólares semanales, dándose cuenta que podía ganar más y que le gustaba, entonces decidió quedarse  en la empresa.

De maestra a millonaria

Ella menciona que gracias a sus conocimientos de maestra pudo lograr las ventas que se proponía y realizar los negocios que necesitaba, para generar más ingresos. Y lo que a ella le sucedió en su vida la llevó a cambiar su manera de pensar.

A medida que ella avanzaba en la empresa sus ventas crecieron, obteniendo premios, viajes, y una nueva vida. Luego en 1998 la nombraron Directora Nacional de Ventas de la empresa ya que sus ventas en 5 años pasaron de medio millón a 700 mil dólares.

Lo que realmente necesitamos es un objetivo y determinación para alcanzarlo; así como lo hizo Karen Ford.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *