Error en libros electrónicos podría ser un problema tributario serio…

El uso de los libros electrónicos en la contabilidad completa es obligatorio para los principales contribuyentes nacionales, empresas con facturación anual de más de 3,000 UIT (S/ 12.4 millones), y se está incrementando progresivamente: los medianos contribuyentes ya usan los libros electrónicos vía la plataforma virtual de Sunat, explicó Beatriz de la Vega, socia de impuestos de EY.

Por lo que ahora -anotó- un error formal en el llenado de los libros electrónicos puede devenir en un problema tributario serio para las compañías, que se evidenciaría para este cierre fiscal.
Las multas que se pueden imponer van desde 0.6% de los ingresos brutos de las empresas hasta 25 UIT (S/ 103,750) solo por los errores formales, advirtió.
Pero, además, los casos detectados por el fisco podrían determinar otras obligaciones tributarias si existen tributos omitidos y fijar una multa del 50% sobre ese tributo no pagado, explicó.

Nuevo criterio de devengo

Las empresas, ante la falta de una regulación específica del “devengo” (fecha en la que se computan los ingresos en una empresa), suelen aplicar las reglas contables de acuerdo a los pronunciamientos de la Sunat y Tribunal Fiscal, y que se aplicarán hasta el ejercicio fiscal 2018, ya que el Ejecutivo, mediante Decreto Legislativo 1425, estableció las nuevas reglas que se tomarán en cuenta para calcular el devengo en las empresas desde el ejercicio fiscal 2019.
Sin embargo, detalló De la Vega, existen ingresos o gastos de las empresas, que dependiendo del criterio legal aplicable, se imputarán al ejercicio 2018 o 2019, pudiendo afectar la recaudación para este año, anotó.

Caso

Así, por ejemplo, las exportaciones de productos que son commodities, suelen fijar el precio de venta como regla general, con la fecha de embarque, bajo las reglas contables vigentes en el 2018.
Así, luego de tres o cuatro meses, en que la mercancía es transportada por mar, finalmente cuando llega al país de destino, se establece el ajuste correspondiente al precio final, y ese monto se adiciona en la declaración del IR a través de una nota de débito.
Sin embargo, bajo las nuevas reglas del devengo, en estos casos, el precio se fijará desde el 2019 sobre el total del ingreso en la fecha de desembarque del producto, no contemplando la posibilidad de una adición.
Por esa razón, opinó De la Vega, respecto a las operaciones que se realizan en los últimos meses del año, estos ingresos corresponderán al ejercicio 2019, ya que el Gobierno no estableció una regla para esta situación de tránsito en la aplicación de las normas.
Fuente: Diario Gestiòn (14/11/18)