¿Es posible deducir el pago de las penalidades contractuales?

En el mundo empresarial actual, donde los flujos económicos tienen un dinamismo asombroso, donde se tienen que realizar contratos a diario, y donde por ellos se llevan a cabo grandes transacciones, resulta casi imposible que en los contratos no se encuentre establecido una cláusula que recoja la penalidad en caso de incumplimiento, ello con la misión bá- sicamente de “ahorrar tiempo”, ya que de no establecerse en el contrato esta cláusula, la probanza de la cuantía de los daños y perjuicios, así como el tiempo en el que incurra el juez para determinar los mismos, podría ser perjudicial económicamente para una de las partes o para ambas en la mayoría de los casos. Click Aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *