La ética entre el contador y las Pyme

¿Cómo hago para cambiarme de AFP?Uno de los grandes apoyos de las Pequeñas y Medianas Empresas lo constituye el profesional Contador. Esa es una verdad no escrita pero presente en las relaciones del emprendedor Pyme con este profesional.

El Contador no sólo se preocupa de llevar los libros y de pagar los impuestos mensuales o de la operación renta todos los años; hace más que eso: es el gerente de finanzas, el de personal, el relacionador con los bancos y hasta actúa como asistente social del empresario cuando éste tiene problemas familiares.

Por dichos motivos la actuación del profesional debe estar enmarcada en estrictos cánones éticos. Un contador sin ética puede producir un desastre total en una empresa; eso lo sabemos ya que hemos sido testigos de muchas situaciones que han culminado en los tribunales de justicia con un profesional preso y un empresario arruinado.

Sobre el particular y con gran satisfacción hemos comprobado en los últimos tiempos que ningún contador profesional, miembro del Colegio de Contadores y con su situación gremial al día, es parte o ha participado en delitos o actos reprochables como los que vemos periódicamente a través de los medios. No obstante esto no nos deja tranquilos como dirigentes de la profesión y es por ello que hemos estimado pertinente insistir en el valor ético de esta profesión y de las actividades relacionadas con su ejercicio profesional.

Actualmente en nuestro país hay más de 50.000 contadores y cerca de 15.000 son miembros del Colegio de Contadores. Es del caso señalar que no todos nuestros asociados tienen su licencia al día, lo que constituye una debilidad para el gremio.

Es interesante hacer saber a la opinión pública que, de acuerdo con el ordenamiento legal vigente, la única manera de sancionar a los transgresores de las normas deontológicas es a través de un juicio, ya que los Colegios Profesionales perdieron dicha facultad en 1981 cuanto la Ley transformó a dichas instituciones en asociaciones gremiales con afiliación voluntaria. La sanción actual que pueden aplicar los Colegios es más moral y responde a la conciencia del profesional antes que a consideraciones punitivas reales.

Con relación a los contadores lo lamentable es que actualmente cualquiera puede firmar un balance, presentar una declaración de impuestos o mostrarse ante una empresa para ofrecer asesorías contables o tributarias sin la necesidad de ser contador o estar titulado.

Lo anterior es grave ya que se presta para que personas sin formación ética estén trabajando en un área tan delicada como es el derecho, la ingeniería o la medicina.

Nuestra solicitud imperativa a la autoridad busca redefinir el ejercicio de actividades fundamentales en la transparencia de la información, como firmar un balance o realizar asesorías contables. Nos asiste la convicción más profunda de que sólo los profesionales colegiados del área deberían ser quienes realicen este tipo de actividades.

Por lo señalado anteriormente consideramos de urgencia que las nuevas autoridades que tan empeñadas se muestran en desarrollar a las Pyme retomen la idea de una Ley de Colegios Profesionales que entregue a los Colegios representativos de profesiones de interés público la potestad sobre el ejercicio profesional.

Fuente: Diario Pyme