Las cualidades básicas de un gerente financiero

Capacidad para conseguir y administrar fondos es una de las características que deben tener estos profesionales. Si está en tus planes llegar a lo más alto de tu compañía toma en cuenta estas recomendaciones.

 El mundo empresarial cada vez es más competitivo y cambiante, por lo que exige que las organizaciones cuenten con profesionales de primer nivel.

 Este es el caso de los gerentes financieros, quienes requieres de características especiales para cumplir con éxito sus objetivos y los de su empresa.

 Jorge Vargas, consultor de DBM Perú, nos detalla las que para él son las cualidades básicas de estos profesionales:

 1. Capacidad para conseguir y administrar fondos.

 Evaluación de alternativas de inversión y obtención de fondos, considerando costos y riesgos en el corto, mediano y largo plazo; y teniendo muy presentes los aspectos críticos del negocio.

 2. Dominio de la normativa financiera local y global y de las políticas de la empresa.

 Ayudará a evitar multas y mantener la buena imagen de la empresa, lo que traerá beneficios ante los organismos de control y los grupos de interés, manteniendo excelentes relaciones con ellos, lo cual es indispensable.

 3. Analítico y de rápida adaptación al cambio.

 Estratégicamente atento a la situación y tendencias locales y globales del sector. En un entorno cambiante pueden darse normas imprevistas que exigirán evaluar las consecuencias para la organización en el corto mediano y largo plazo, y tomar las medidas para anticiparse al cambio y adecuarse a las nuevas normas.

 4. Visión Global del Negocio.

 Conocimiento del sector, de sus particularidades, ya que los márgenes de ganancia, tiempos de retorno del capital u otros parámetros pueden ser diferentes entre sectores. Con un claro sentido de la dirección de la empresa, pensar como Gerente General, manteniendo una relación de confianza con él.

 5. Ser parte del equipo.

 No ser visto como un obstáculo. Se administran los fondos optimizando la rentabilidad, pero para alcanzar los objetivos del negocio, siempre comprometido con el crecimiento de la organización.

 6. Habilidad para negociar.

 Con bancos, proveedores, clientes, cliente interno, etc.

 7. Liderazgo.

 Seguro de sí mismo, debe conducir a su equipo e influir sobre gerentes de otras áreas, la gerencia general y el directorio. Debe poder ejercer funciones de control sin ser visto como un policía.

 8. Valores.

 Éticamente correcto, condición sine qua non, pues vela por la salud financiera de la organización. Debe ser capaz de lidiar con temas éticos.

 9. Ordenado.

 Administra los fondos y el desorden podría originar pérdidas o malas decisiones.

Diario Gestión (01/06/2012)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *